0 3 mins 10 meses
¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Redacción.- Raúl Ramírez O. 

El equipo campeón ecuatoriano finalizó su participación en la Copa Libertadores con su derrota ante el Flamengo brasileño por 0-2 en el estadio Monumental Banco Pichincha de Guayaquil, con un marcador global de 0-4.

El partido parecía tener buena cara para Barcelona SC con la temprana lesión de David Luiz. El delantero torero Gonzalo Mastriani tuvo un cabezazo al arco que contuvo el portero Diego Alves. 

Tan pronto como Flamengo se quitó los nervios, su primer ataque fue finalizado con precisión y velocidad. Un pase en profundidad de Éverton Ribeiro dejó solo al goleador de la serie Bruno Henrique que eludió a Javier Burrai y definió con arco vacío (18′).

Se desvanecían las esperanzas de llegar a la definición por penales. Barcelona tenía que convertir cuatro goles para clasificar a la final. En el resto del primer tiempo, el equipo guayaquileño tuvo varias oportunidades de gol gestadas especialmente por Emmanuel Martínez, Fernando León y Mario Pineida, pero el balón se iba desviado y el arquero brasileño bloqueaba todos los tiros al arco. 

En el segundo tiempo, el técnico Fabián Bustos decidió meter a la cancha a Damián Díaz, pero todo intento por hacer daño fue cortado de raíz con el nuevo gol carioca, quizás el mejor gol de la Copa. 

Todos los futbolistas brasileños, incluyendo el arquero, participaron en la jugada que culminó el uruguayo Giorgian De Arrascaeta con una asistencia para otro gol de Bruno Henrique (50′).

Partido cerrado. Bustos quiso jugar más ofensivamente con la inclusión de Gabriel Cortez y Jonathan Perlaza, pero la salida de Mastriani le dejó sin referencia de ataque para finalizar jugadas.

El público, que volvió al estadio tras año y medio de ausencia, decidió apoyar al equipo, incluyendo gritos de «olé» y cánticos, en agradecimiento por la gran participación del Ídolo del Astillero en la Copa. 

El partido terminó con la victoria del Mengao que jugará la final de la Copa Libertadores en el estadio Centenario de Montevideo, Uruguay, ante Palmeiras a finales de noviembre.

Mientras, Barcelona SC perdió la oportunidad de jugar una nueva final continental después de 23 años. Hoy terminó la Copa con la cabeza en alto, pero con la espina de no haber marcado goles en 180 minutos gracias a la gran actuación del arquero rival y la falta de puntería. Flamengo hizo sus deberes y buscará su tercer trofeo sudamericano.