0 3 mins 8 meses
¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Redacción. – Joselyne Soria

El lunes 14 de enero el sur de Haití fue azotado por un terremoto de magnitud 5.3 en la escala abierta de Richter, su epicentro fue identificado en el departamento de Nippes

Este fenómeno natural despertó la actitud alarmante de los habitantes, quienes de inmediato salieron a las calles de Les Cayes, misma ciudad que habría sufrido seis meses atrás un gran temblor, que como consecuencia dejó significantes devastaciones económicas y estructurales para la ciudadanía.

Según el informe realizado por la Dirección de Protección Civil (DPC), se registran 191 casas destruidas, 591 casas dañadas, 834 familias afectadas, varios heridos leves y dos fallecidos, entre ellos un hombre y una anciana.

La DPC además informó “Los temblores provocaron la interrupción de clases. Los estudiantes están traumatizados. 21 de ellos fueron ingresados ​​en el hospital Sainte-Thérèse de Miragoâne, incluidos 7 inconscientes, 3 en crisis, 11 con infusión intravenosa (suero). El hospital Jules Fleury de Anse-à-Veau recibió a varios estudiantes conmocionados y traumatizados. Los docentes les contaron sobre los choques psicológicos posteriores al sismo”.

La zona más afectada es la rural, por ello se pretende activar de forma acelerada los refugios, para brindar apoyo a las personas afectadas.

De acuerdo con el diario Le Nouvelliste, quien ha mantenido informado al mundo sobre esta repetida catástrofe que vive Haití, se detectaron 26 movimientos telúricos.

La DPC señaló “necesitan techo y kits de higiene, kits de alimentos, kits de construcción; escuelas: en las aulas se destruyeron algunos materiales educativos como reglas, globo terráqueo, transportador. Es imperativo brindar apoyo psicosocial a la comunidad educativa”.

Días atrás la ciudadanía organizó una reunión en memoria del devastador terremoto de 7.0 de magnitud que dejó a su paso miles de muertos y una depresión económica de la cual hoy en día continúan luchando.