0 3 mins 3 meses
¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Redacción.- Stefania Chicaiza

El mensaje sobre el Protocolo de Río de Janeiro, publicado el pasado sábado por la Cancillería del Ecuador, recibió una serie de críticas y rechazos.

“Este  29 de enero se cumplen 80 años de la firma del Protocolo de Paz, Amistad y Límites, concebido para poner fin al conflicto fronterizo entre Ecuador y Perú. Esa fecha marcó un hito histórico con el país hermano”. Este fue el mensaje que se posteó este 29 de enero en la cuenta oficial de Twitter de la Cancillería ecuatoriana.

El ex vicecanciller del Ecuador, Fernando Yépez Lasso, ante lo sucedido, se manifestó en su cuenta de twitter y calificó como “vergonzoso” dicho texto. Recordó que el protocolo fue “impuesto por la fuerza, luego de una guerra de agresión, que significó la desmembración territorial de Ecuador”.

Juan Carlos Holguín, canciller ecuatoriano, se encuentra de acuerdo con  el embajador Fernando Yépez, y afirma que el mensaje es vergonzoso y ratificó que el Protocolo de Río de Janeiro fue un “instrumento luctuoso y trágico que consagró una grave pérdida territorial para el Ecuador”. Además, aclaró que el mensaje no fue consultado por él, por lo que solicitó el despido de la funcionaria responsable de la publicación.

El mensaje de Holguín fue refutado  por el expresidente Rafael Correa: “quien funge como canciller de Ecuador recurre a la vieja confiable -”la culpa es de Correa”- para justificar lo injustificable. Luego, solito se contradice. Mejor no aclare que oscurece ¡En qué manos estamos! P.D. Si es funcionaria de carrera ¿por qué no ocurría antes?”.

En sus cuentas oficiales, la Cancillería del Ecuador difundió un comunicado, en el que señaló que ante el texto en relación con el aniversario de la firma del Protocolo de Río de Janeiro de 1942, “el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana expresa su rotundo rechazo a los términos de dicho mensaje, por cuanto desconoce la tragedia que representó para nuestro país la pérdida de territorios por medio del uso de la fuerza, consagrada a través del mencionado instrumento, y dista por completo de la política exterior que el Ecuador ha observado respecto a este tema”. El Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana, ofrece sus más sentidas disculpas y presenta las seguridades de que ha adoptado las medidas conducentes a que un hecho de esta naturaleza no se repita en el futuro.