0 4 mins 3 meses
¡COMPARTELO CON TUS AMIGOS!

Redacción. – Adriana Apolo

Los moradores de Cumbres Bajas de Los Ceibos han solicitado atención respecto a la insalubridad del lugar durante años.

Los habitantes de Cumbres Bajas de Los Ceibos se quejan de la insalubridad a la que están expuestos en el sector, gracias a una zanja que atraviesa el vecindario. El agua que corre por dicha zanja ha ocasionado daños en el suelo y paredes de algunas viviendas. Han venido solicitando, alrededor de tres años, la construcción de un ducto cajón que evite que las aguas del canal se salgan y sigan ocasionando daños.

Las familias, que se encuentran en riesgo, reclaman que la Alcaldía cumpla las promesas ofrecidas. Las aguas que pasan por la zanja generan malestar, dado que, además de los daños provocados; generan mal olor y es el refugio de roedores e incluso delincuentes que se ubican en el lugar cuando el canal está con poca agua o está seco.

Marcelo Martínez, presidente del comité, denunció que ni las cartas ni las quejas públicas de los moradores, han sido respondidas, así como tampoco han hecho presencia los concejales para dialogar sobre el tema. Una de las residentes del sector, Raquel Chedraui, manifestó que la única acción del Cabildo ha sido enviar una brigada para preguntarles a los moradores sobre sus molestias.

Chedraui mencionó: “que vengan a preguntar lo que vivimos reclamando desde hace tantos años es un absurdo. Yo quisiera saber por qué la alcaldesa Cynthia Viteri no se apersona de este tema. Quisiera saber por qué nos ignora, por qué nos abandona y por qué no le importamos. Quisiera saber por qué no escucha a su ciudad. Son tantas las interrogantes que no hallan respuesta”.

La falta de acción que tiene la Alcaldía ha hecho sentir a los moradores desmotivados y arrepentidos de haber “regalado” sus votos a las autoridades. Este sector no es el único que tiene problemas que no han sido atendidos, los residentes de Urdesa también han enviado una carta a la alcaldesa Viteri, en la cual protestan por tener que tolerar que las paredes del vecindario sean usadas para pintar murales. Los ciudadanos se quejan de ser víctimas de lo que denominan “negligencia municipal”.

Laura Gómez, habitante del sector Urdesa, expresó: “los guayaquileños de cepa nos sentimos relegados por la primera autoridad municipal, puesto que nuestros reclamos con firmas, fotografías, no son respondidos. Vivimos sin la dignidad que merecemos”. En la vía a la costa también existen reclamos sobre el mantenimiento adecuado de los árboles, la ciclovía, construcción de puentes peatonales y un parque público que se ofreció.

En el barrio Garay también existen pedidos de la construcción de un parque para que los niños puedan recrearse. Además, están las calles en mal estado, la escasa iluminación, la falta de rampas, entre varias obras pendientes. En Samanes 4 la situación que se vive es la misma, hasta ahora nadie da respuesta a los oficios para que se arregle la única área verde del sector. Así es como se encuentra la situación de varios barrios guayaquileños, que hasta el día de hoy no son atendidos sus solicitudes.